Carrusel

miércoles, 5 de abril de 2017

Tortillas de patata con chirlas (almejas)


Ya estamos en primavera, aunque muchos de vosotros estaréis de acuerdo conmigo cuando digo que solo se nota en el calendario y en el cambio de hora, porque si nos fijamos en el tiempo, más parece que estemos en invierno que en época de que la sangre se nos altere. Estos días tan desapacibles hacen que me resista a pasarme a los platos fríos y me apetecen otros, como el que os traigo hoy que, aunque no es estrictamente de cuchara, sirven para atemperar el cuerpo. Es un plato que a mucha gente sorprenderá, no solo por la combinación de ingredientes, sino por lo buenísimo que está.  Además, es sencillo y os puede servir como un primer plato o bien como un aperitivo caliente y, por si fuese poco, rápido y barato.

Ingredientes para 8 tortillas pequeñas o una mediana:
  • 500g de patatas peladas.
  • 400g de chirlas.
  • 2 o 3 huevos grandes.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 ramito de perejil.
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Realización:

1º.- Lavamos bien las chirlas y las cubrimos con agua con una cucharada sopera de sal. Las dejamos reposar en un sitio fresco durante tres o cuatro horas para que las chirlas expulsen la posible arena que tengan dentro.



2º.-  Pasadas las tres o cuatro horas, volvemos a lavar bien las chirlas, eliminamos aquellas que estén abiertas y colocamos las restantes en una cacerola.

3º.- Añadimos agua a la cacerola hasta cubrir las chirlas. Agregamos un par de cucharadas de aceite de oliva y las colocamos al fuego hasta que se abran. Las dejamos enfriar, procurando que todos los cuerpos de las chirlas queden cubiertas de caldo.




4º.- Mientras se enfrían las chirlas, pelamos y cortamos las patatas en pedazos pequeños para tortilla.



5º.-  En una sartén mediana, ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva virgen y un diente de ajo sin pelar y con un corte para que suelte el sabor.



6º.- Cuando esté caliente el aceite, añadimos las patatas partidas y bien escurridas. Ponemos un poquito de sal y las freímos hasta que estén ligeramente doradas.




7º.- Las apartamos y las ponemos en un escurridor para quitarles el exceso de aceite. No tiramos el aceite.



8º.- Una vez frías las chirlas, separamos los cuerpos de las conchas y los reservamos. Dejamos unas cuantas enteras para luego decorar el plato.


9º.- Colamos el caldo con un colador de tela para retener la posible arena que haya quedado. Reservamos el caldo.



10º.- Ponemos a calentar el horno a 220ºC.

11º.- Batimos los huevos con un poquito de sal.




12º.- Incorporamos las patatas fritas escurridas y las empapamos bien con el huevo batido.



13º.- Untamos muy bien con aceite de oliva unos moldes de magdalenas o muffins y, con la ayuda de una cuchara, rellenamos los moldes hasta una altura de un dedo o dedo y medio, no más.



14º.- Metemos los moldes en el horno caliente y dejamos hasta que estén cuajadas las tortillas. No hace falta que se hagan demasiado.

15º.- Picamos bien los dos dientes de ajo y el ramito de perejil.





16º.- Sacamos del horno las tortillas y, con cuidado de no quemarnos, las desmoldamos. Si se pegan un poco, nos ayudamos de una cucharilla, pasándola por los bordes e introduciéndola por la parte de abajo.



17º.- En una sartén mediana, ponemos dos o tres cucharadas soperas del aceite de escurrir las patatas y doramos un poco las tortillas por los dos lados. Las apartamos.



18º.- En el aceite sobrante y a fuego flojo, sofreímos durante unos 30 segundos los ajos y el perejil picados (cuidado de que no se doren los ajos).



19º.- Incorporamos el caldo colado de las chirlas, los cuerpos y las tortillas. Dejamos reducir el caldo y, mientras esto ocurre, damos la vuelta a las tortillas para que se empapen de caldo por los dos lados. Debe quedar solo el líquido suficiente para poner un par o tres de cucharaditas de postre en cada plato.





20º.- Emplatamos: ponemos dos tortillas por plato, repartimos la salsa por encima y colocamos unas chirlas con concha (de las que teníamos reservadas). Finalmente ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima y a la mesa.



21º.- Servimos caliente.





Variaciones y sugerencias:

  • Podéis utilizar otro tipo de almeja, aunque os recomiendo la chirla porque el sabor es especial y la combinación con el ajo,  el perejil y patata es espectacular.
  • Si no tenéis tiempo para hacer tortillas pequeñas o no disponéis de un molde para ello, haced una sola de mayor tamaño y la cortáis en pedazos o tacos más o menos grandes antes de incorporarla al caldo o después. Si os decantáis por esta última opción, pinchad suavemente la tortilla por debajo para que empape el caldo.
  • Si hacéis las tortillas en moldes de magdalenas o muffins, untadlos muy bien con aceite o mantequilla para que no se peguen.
  • Otra forma de hacer las tortillas es utilizando un molde pequeño de emplatar bien untado en aceite o mantequilla y una sartén. Para ello, debéis ir haciendo una a una, poniendo un par de cucharadas de la mezcla para la tortilla en el molde y, cuando haya cuajado por un lado, le dais la vuelta para hacerla por el otro lado. 
  • Si hacéis la receta para aperitivo, poned para cada persona, solo una tortilla,  añadid un poquito del caldo de la cocción y colocad un par de chirlas de decoración con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra.
  • La patata es recomendable que sea un poco cremosas, es decir, para cocer, aunque cualquier tipo vale.
  • Si queréis que la receta vaya más rápida, podemos preparar el día anterior las chirlas y conservarlas en la nevera, cubiertas con el caldo. 
  • Si no podéis o no queréis tomar huevo, se puede hacer la receta solo con las patatas. Otro día os enseñaré la receta.
   

1 comentario:

  1. me ha encantado la receta¡¡¡ la idea de hacer las totillitas en moldes mu parece genial y acompañarlo con laschirlas estupendo.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar

Blogging tips