Páginas

Carrusel

domingo, 7 de agosto de 2016

Macarrones al gorgonzola con brécol y espárragos

 

Hace un par de semanas nuestros sobrinos, Javier y Lucía, vinieron a casa a pasar unos días. 
Uno de lo retos a los que se enfrenta cualquiera cuando vienen niños a comer a casa es elaborar platos ricos, sencillos y que les encanten. Esto me llevó a pensar en recetas de pasta, cosa que con ellos nunca falla. Si a esto le unimos que a los dos les encanta cualquier tipo de queso, la decisión fue fácil. Así pues, opté por hacerles estos macarrones al gorgonzola con brécol, espárragos y bacon. 
Sé que en verano la mayoría tiende a comer platos ligeros y fríos. Sin embargo, si tenemos en cuenta que los niños en esta época del año no descansan ni un minuto, la pasta (templada o fría) es una buena opción.

Ingredientes para 4 personas:

  • 220 g de macarrones.
  • 200 ml de nata de montar.
  • 100 g de gorgonzola dolce.
  • 50 ml de fondo oscuro o caldo o 1/2 pastilla de caldo de pollo o carne.
  • 16 espárragos trigueros cortados en pedazos.
  • 2 puñados de brotes o puntas de brécol.
  • 8 lonchas de beicon ahumado.
  • Almendras fileteadas.
  • 2 o 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • Una pizca de pimienta recién rallada.
  • Sal.

Realización:

1º.- Colocamos los 100 g  de queso gorgonzola dolce en un cazo amplio y añadimos los 200 ml de nata de montar.




2º.- Le incorporamos los 50 ml de fondo oscuro o de caldo o la media pastilla de pollo o carne, y la pizca de pimienta recién rallada. Lo ponemos a fuego lento removiendo para que el queso se funda completamente.




3º.- Mientras se hace la salsa, ponemos las 2 o 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen en una sartén e incorporamos los espárragos troceados y los brotes de brécol. Echamos una pizca de sal y dejamos cocinar a fuego medio durante unos 3 minutos.




4º.- Quitamos la corteza a las 8 lonchas de beicon ahumado y las cortamos en tiras. Las incorporamos a las verduras y seguimos cocinando durante otros 3 o 4 minutos (hasta que veamos que los espárragos y el beicon comienzan a tomar color, no más).





5º.- Apartamos las verduras y el beicon y escurrimos bien el exceso de grasa. Yo lo suelo recoger con papel absorbente de cocina.


6º.- Incorporamos las verduras y el beicon a la crema de gorgonzola. Removemos y mantenemos la mezcla caliente.


7º.- Mientras tanto colocamos 2 litros de agua en una olla y añadimos un puñadito de sal.


8º.- Cuando comience a hervir añadimos los 220 g de macarrones  y los cocemos el tiempo que nos recomiende el fabricante.



9º.- Escurrimos los macarrones y los mezclamos bien con la mezcla de gorgonzola, verduras y beicon. Corregimos de sal.


10º.- Emplatamos y ponemos un poco de almendras fileteadas por encima de cada plato.


11º.- Servimos caliente.




Variaciones y sugerencias:

  • En vez de macarrones podéis utilizar otro tipo de pasta como farfalle, fusilli, tallarines, espaguetis, etc.
  • El gorgonzola es el queso azul italiano por excelencia. Existen tres tipos. Yo  he utilizado el "dolce",  que presenta un ligero jaspeado de hongos  y que creo que es el más adecuado para cremas y salsas. El "bianco" no presenta manchas de hongos y el "picante" tiene más hongos, es más fuerte y tiene un sabor ligeramente picante. Podéis utilizar el que más os guste, incluso otro queso como el azul o cabrales.
  •  Podéis utilizar otras verduras como calabacín, ajos tiernos, etc. o algún tipo de setas.
  • El beicon lo podéis sustituir por jamón york, jamón serrano,  tiritas de pollo, salchichas de Frankfurt, gambas, pedacitos de sepia, almejas, etc.
  •  Una norma a tener en cuenta cuando cocinamos pasta es que la salsa siempre espera a la pasta, ya que si no se apelmaza y no queda suelta. Hay gente, que para evitar esto, lava la pasta con agua fría o pone aceite cuando la cuece. Esto no es aconsejable porque la salsa resbalará sobre la pasta, no se pegará a ella y por tanto quedará más insípida.
  • Podéis utilizar en vez de nata de montar una nata más ligera o leche evaporada, pero entonces tendréis que cocinarla durante más tiempo para que espese.
  • Si la salsa os queda muy espesa, antes de servirla podéis aligerarla con un poco de leche. Pero si por el contrario os queda muy ligera, añadid un poco de maicena disuelta en agua o maicena especial para espesar salsas (de la que venden en cualquier supermercado). Yo os recomiendo que, cuando sirváis platos de pasta que lleven salsa con nata o queso, la salsa no esté muy espesa, porque al ir enfriándose espesará un poco y quedará perfecta. 
  • Si los hacemos solo con el queso y los vegetales, es un plato que les encantará a los ovolactovegetarianos.
  • Un problema con el que os podéis encontrar es que a los niños no les vaya "lo verde", como a mi sobrino Javier; la solución es servirlos solo con la salsa gorgonzola ... les encantarán.

viernes, 22 de julio de 2016

Helado de mango



Ya sé que hacía mucho tiempo que no publicaba una entrada en el blog. Seguro que pensaréis que como es verano todo el mundo está de vacaciones. Es cierto, pero no del todo porque también es una época ideal para realizar esos proyectos y tareas de la casa que no podemos hacer, por motivo laborales, durante el resto del año. Así pues, lejos de tener tiempo de sobra para dedicarme al relax y a mis aficiones, he estado atareado con carpinteros, electricistas, fontaneros, etc. Pero he aprovechado una pausa entre tanto ajetreo para traeros una receta fresca, un helado de mango.


Ingredientes para 1 litro aproximadamente de helado:
  • 350g de puré de mango maduro.
  • 3 yemas grandes de huevo (tamaño L).
  • 350g de nata para montar /35,1% materia grasa).
  • 200ml de leche entera.
  • 120g de azúcar.
  • 1/2 cucharada de postre (tsp o teaspoon) de vainilla.
  • 1 cucharada sopera de azúcar invertido o miel. 
 
Realización:


1º.- Separamos las yemas de las claras. Reservamos las últimas para otra receta.



2º.- Colocamos las 3 yemas en el bol de la batidora y añadimos los 350g de azúcar.


3º.- Batimos las yemas y el azúcar hasta que doblen su volumen y la mezcla adquiera un tono blanquecino.



4º.- Por otro lado, en una cacerola colocamos los 350 g de nata, los 200 ml de leche entera y calentamos hasta que comience a hervir. Lo apartamos.



5º.- Sin parar de batir (para que no se cuajen las yemas) vamos añadiendo poco a poco la mezcla de nata y leche a la mezcla batida de yemas y azúcar.


6º.-  Mientras se está batiendo, incorporamos a la mezcla la media cucharada de postre de vainilla.


7º.- Echamos toda la mezcla en una cacerola grande y la ponemos al fuego hasta que el contenido espese (5 o 6 minutos hirviendo  a fuego medio y sin parar de remover para que no se pegue).



8º.- Apartamos la cacerola y dejamos enfriar hasta que alcance la temperatura ambiente.


9º.- Mientras atempera la mezcla, hacemos el puré de mango. Para ello, pelamos los mangos (1 o 2), cortamos la carne en pedazos y la pasamos por una picadora hasta obtener una pasta fina y suave.




10º.- Una vez atemperada la mezcla, añadimos los 350 g de puré de mango y removemos bien con una espátula.



11º.- Incorporamos a la mezcla la cucharada sopera de azúcar invertido o de miel y mezclamos bien.



12º.- Tapamos la cacerola y la metemos en la nevera hasta que la mezcla esté bien fría.
13º.- Si tenemos heladera, introducimos la mezcla y la dejamos trabajar hasta que el helado esté hecho y cremoso.
  Si no tenemos heladera, lo metemos en un recipiente hermético, lo metemos en el congelador  y lo removemos cada 15 o 20 minutos (para que no cristalice) hasta que esté hecho.




14º.- Lo servimos y ...¡a disfrutar!





Variaciones y sugerencias:



  • El mango lo podéis sustituir por otra fruta como melocotón, paraguayo , etc.
  • El azúcar invertido es un azúcar especial utilizado, entre otras cosas, para la fabricación de helados que evita que cristalicen. Se puede sustituir por miel. Si no tenéis no lo pongáis o poned miel.
  • Si guardáis el helado en el congelador, sacadlo unos 5 o 10 minutos antes de servirlo para que no esté muy duro y frío y quede cremoso y mucho más rico.
  • Lo podéis servir acompañado, como yo, de barquillos y de un coulis de fruto rojo que le dé una cierta acidez. Yo he utilizado uno de ciruela japonesa cuya receta ya os pasaré en próximas entradas.
  • También le va bien unas perlitas de chocolate o... ¡donde os lleve vuestra imaginación!

domingo, 19 de junio de 2016

Gazpacho de mango



Estamos a las puertas del verano y ya van apeteciendo platos ligeros y frescos.
El que hoy os presento, además de estar buenísimo, es rápido de elaborar. Ideal para tenerlo preparado con antelación y así poder disfrutar de la playa, montaña... hasta la hora de comer. ¿De qué plato se trata? de un gazpacho de mango que hará las delicias de todo el mundo, y que seguro se convertirá en uno de vuestros entrantes favoritos. 

Ingredientes para 4 o 5 personas:
  • 400g de tomate maduro.
  • 600g de mango maduro.
  • 1 pepino pequeño.
  • 1/2 pimiento italiano verde.
  • 150ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 35ml de vinagre de Jerez.
  • 2 rebanadas de pan duro (tipo barra)
  • 2 cuchadas de postre rasas de sal (aproximadamente).
  • Semillas de sésamo blanco y negro tostadas.
Realización:

1º.- Pelamos los 400g de tomate maduro, lo trituramos un poco y lo colocamos en un bol.




2º.- Pelamos el pepino y le quitamos las pepitas al medio pimiento italiano verde. Cortamos todo en trocitos.


3º.- Incorporamos estas verduras al bol del tomate. Añadimos las dos rebanadas de pan duro bien mojadas en agua.




4º.- Vertemos en el bol de las verduras los 75ml de aceite de oliva virgen extra y los 35ml de vinagre de Jerez.



5º.- Ponemos una cucharada de postre rasa de sal y dejamos todo macerar durante unos 30 minutos.

6º.- Pelamos y troceamos los 600g de mango (1 y medio o 2, dependiendo del tamaño)



7º.- Pasados los 30 minutos, vertemos todo el contenido del bol en el vaso de la picadora y batimos todo muy bien, al mismo tiempo que vamos añadiendo el resto del aceite de oliva virgen (75ml) y una cucharada de postre rasa de sal.




8.- Pasamos el gazpacho por un colador fino, rectificamos de sal. Yo le he puesto otra cucharada de postre rasa de sal, pero eso va a gusto de cada uno. Lo metemos en la nevera para que esté bien frío.

9.- Lo servimos con semillas de sésamo, blanco y negro,  tostadas y unas gotas de aceite de oliva virgen extra.




Variaciones y sugerencias:
  • Si no tenéis mango o no os apetece, lo podéis sustituir por melocotón.
  • Las cantidades de pepino y pimiento son orientativas. Si veis que sale mucho su sabor poned un poquito menos de cada.
  • Podéis añadir un poco más de vinagre si os gusta más fuerte e incluso un poco de pimienta recién rallada.
  • Si veis que está muy espeso, añadid un poco de agua.
  • Podéis utilizar otras semillas si os gustan más, como las de amapola,  chía, o incluso no poner.
  • Podéis servirlo con costrones de pan tostado, huevo duro rallado, tiritas de jamón serrano, pedacitos de mango o tomate, etc.
  • Os recomiendo que lo hagáis de un día para otro porque, además de estar más rico, le dará tiempo a refrescarse bien.
  • Lo podéis congelar sin problemas.
   Dedicada a Tigri
Blogging tips