Páginas

Carrusel

domingo, 28 de junio de 2015

Ensalada de gambas y surimi con salsa de aguacate



Ya está aquí el verano y no hay nada mejor para comer o cenar que una buena ensalada. Me puse a pensar y me acordé de la favorita de Rafael, el padre de mi pareja, y os aseguro que es uno de mis más exigentes y mayores fans. 
Esta ensalada, además de estar riquísima es muy sana, fácil y completa, porque tanto nos puede servir como un buen entrante, como un completísimo primer plato. Otro aspecto que sorprende es que, si la preparas justo antes de consumirla, es crujiente.

Ingredientes para 4 personas: 
  • 300 g de gamba cocida salada.
  • 250 g de surimi rallado (yo he utilizado de la marca Krissia) 
  • 1 aguacate maduro.
  • 2 zanahorias medianas.
  • 1/2 lechuga romana ( preferiblemente las hojas internas o menos verdes).
  • 10  cucharadas soperas de mayonesa.
  • 4 cucharadas de postre de ketchup.

Realización:

1º.- Pelamos los 300 g de gambas cocidas saladas y las reservamos.




2º.- Pelamos las dos zanahorias medianas y las rallamos con una mandolina (podemos utilizar zanahoria de la que venden ya rallada).




3º.- Lavamos bien las hojas de lechuga, las encurrimos y secamos bien. Las cortamos en tiras muy finas (de un grosor similar al de la zanahoria rallada).


4º.- En un bol amplio mezclamos bien la lechuga en tiras finas, las 2 zanahorias ralladas, los 250 g de surimi rallado y las gambas cocidas saladas peladas que teníamos reservadas (he apartado unas pocas para luego decorar la ensalada).






5º.- Pelamos el aguacate maduro e introducimos la pulpa en una batidora, le añadimos las 10 cucharadas soperas de mayonesa y las 4 cucharadas de postre de ketchup. Batimos bien hasta obtener una crema homogénea.






6º.- Mezclamos bien la crema de aguacate, mayonesa y ketchup con el resto de la ensalada.



7º.- Colocamos en un molde, decoramos con las gambas cocidas saladas que habíamos apartado.
8º.- Retiramos el molde y servimos la ensalada, cuanto antes mejor.




Variaciones y sugerencias:
  • La gamba cocida salada ya la venden en las pescaderías. También la podéis encontrar congelada en bandejas, pero si no las encontráis, una buena opción es utilizar langostinos cocidos, pero entonces yo los cortaría en pedazos, salvo los de la decoración.
  • Como ya he dicho antes conviene hacerla en el momento de consumirla porque la salsa se oxidará y las verduras liberarán algo de agua. Esto hará que el aspecto de la ensalada sea peor y, además, quedará menos crujiente.
  • Si no tenéis más remedio que hacerla con antelación, os recomiendo que no mezcléis la crema con el resto de la ensalada, hasta el momento de servirla, y le añadiría un chorrito de limón a la salsa para que no se oxide.
  • Si no encontráis surimi rallado podéis utilizar palitos y cortarlos en trocitos. En sabor será igual pero no así la textura, lo que es muy importante en esta ensalada. Otra opción es deshilachar los palitos; es muy entretenido pero conservaremos la textura
  • Veréis que no le he puesto sal a la ensalada pero es que no le hace falta dado que las gambas ya tienen y la mayonesa también, aunque por supuesto este aspecto depende de cada uno

2 comentarios:

Blogging tips