Páginas

Carrusel

domingo, 19 de junio de 2016

Gazpacho de mango



Estamos a las puertas del verano y ya van apeteciendo platos ligeros y frescos.
El que hoy os presento, además de estar buenísimo, es rápido de elaborar. Ideal para tenerlo preparado con antelación y así poder disfrutar de la playa, montaña... hasta la hora de comer. ¿De qué plato se trata? de un gazpacho de mango que hará las delicias de todo el mundo, y que seguro se convertirá en uno de vuestros entrantes favoritos. 

Ingredientes para 4 o 5 personas:
  • 400g de tomate maduro.
  • 600g de mango maduro.
  • 1 pepino pequeño.
  • 1/2 pimiento italiano verde.
  • 150ml de aceite de oliva virgen extra.
  • 35ml de vinagre de Jerez.
  • 2 rebanadas de pan duro (tipo barra)
  • 2 cuchadas de postre rasas de sal (aproximadamente).
  • Semillas de sésamo blanco y negro tostadas.
Realización:

1º.- Pelamos los 400g de tomate maduro, lo trituramos un poco y lo colocamos en un bol.




2º.- Pelamos el pepino y le quitamos las pepitas al medio pimiento italiano verde. Cortamos todo en trocitos.


3º.- Incorporamos estas verduras al bol del tomate. Añadimos las dos rebanadas de pan duro bien mojadas en agua.




4º.- Vertemos en el bol de las verduras los 75ml de aceite de oliva virgen extra y los 35ml de vinagre de Jerez.



5º.- Ponemos una cucharada de postre rasa de sal y dejamos todo macerar durante unos 30 minutos.

6º.- Pelamos y troceamos los 600g de mango (1 y medio o 2, dependiendo del tamaño)



7º.- Pasados los 30 minutos, vertemos todo el contenido del bol en el vaso de la picadora y batimos todo muy bien, al mismo tiempo que vamos añadiendo el resto del aceite de oliva virgen (75ml) y una cucharada de postre rasa de sal.




8.- Pasamos el gazpacho por un colador fino, rectificamos de sal. Yo le he puesto otra cucharada de postre rasa de sal, pero eso va a gusto de cada uno. Lo metemos en la nevera para que esté bien frío.

9.- Lo servimos con semillas de sésamo, blanco y negro,  tostadas y unas gotas de aceite de oliva virgen extra.




Variaciones y sugerencias:
  • Si no tenéis mango o no os apetece, lo podéis sustituir por melocotón.
  • Las cantidades de pepino y pimiento son orientativas. Si veis que sale mucho su sabor poned un poquito menos de cada.
  • Podéis añadir un poco más de vinagre si os gusta más fuerte e incluso un poco de pimienta recién rallada.
  • Si veis que está muy espeso, añadid un poco de agua.
  • Podéis utilizar otras semillas si os gustan más, como las de amapola,  chía, o incluso no poner.
  • Podéis servirlo con costrones de pan tostado, huevo duro rallado, tiritas de jamón serrano, pedacitos de mango o tomate, etc.
  • Os recomiendo que lo hagáis de un día para otro porque, además de estar más rico, le dará tiempo a refrescarse bien.
  • Lo podéis congelar sin problemas.
   Dedicada a Tigri

jueves, 2 de junio de 2016

Ochíos de Sabiote




El fin de semana del 6 al 8 de mayo, gracias a la invitación de nuestros amigos Carmela y Antonio, tuvimos el placer de visitar el festival medieval que durante estos últimos años se viene celebrando en Sabiote. Un pueblo jiennense precioso, rodeado por un "mar" de olivos, con castillo y gente maravillosa. 
El festival medieval, a diferencia de lo que ocurre en otros pueblos en los que el ayuntamiento contrata a actores, está organizado por los propios vecinos que se encargan de toda la infraestructura. Así, gran parte de ellos se atavían con vestimentas de la época y  montan casetas con productos típicos, carreras de caballos, tabernas, coloridos desfiles, teatro callejero, títeres, etc. todo ello al abrigo de su plaza e imponente castillo. Pero no es una fiesta solo para los sabioteños y sabioteñas, porque todo el que llega es animado e invitado a disfrazarse  y sumergirse en otra época. 
Por lo que a la gastronomía se refiere, el visitante no sale defraudado. Entre los platos típicos que Carmela y Antonio nos recomendaron, nos encantaron los ochíos, unos bollos de pan mullido y tierno, recubiertos por una fina capa de aceite de oliva y pimentón, que son servidos con un relleno de picadillo de carne o morcilla. Por ello, decidí conseguir la receta y publicarla para que, como nosotros, podáis disfrutar de un rico bocado.
Desde aquí os animo a que los probéis y a que visitéis Sabiote. No os defraudarán

   Ingredientes  (para unos 17-18 ochíos de unos 60g):
  • 600 de harina de fuerza (si vemos que hace falta un poco más se añade).
  • 250g de agua templada.
  • 25g de levadura fresca de panadería (1 cubito).
  • 125g de aceite de oliva virgen.
  • 1 huevo
  • 1 Cucharadita de postre de sal.
  • 1 Cucharada sopera rasa de azúcar.
  • 1 Cucharadita de postre colmada de pimentón dulce y 3 o 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, para pintar los ochíos.
  • Sal de Maldon o sal gorda.
  
Realización:

1.- Disolvemos, en los 250g de agua templada,  los 25g de levadura fresca de panadería.




2.- Ponemos la levadura disuelta en el bol de la amasadora y añadimos el huevo y los 125g de aceite de oliva virgen extra (yo he utilizado uno elaborado en el propio pueblo de Sabiote). Batimos todo bien con las varillas de la amasadora.







3.- Incorporamos los 600g de harina de fuerza, la cucharita de postre de sal y la cucharada sopera rasa de azúcar.






4.- Ponemos el gancho de la amasadora y amasamos hasta obtener una masa suave y lisa.



5.- Colocamos la masa en una superficie limpia y ligeramente enharinada y formamos con ella una bola.





6.- Extendemos un poco de harina por encima de la bola de masa y la colocamos en un bol enharinado. Cubrimos el bol con un paño húmedo (no mojado) y lo dejamos reposar en un lugar cálido y sin corrientes de aire hasta que doble su volumen. El tiempo dependerá de la temperatura, pero entre 1 y dos horas.





7.-  Una vez doblado su volumen, sacamos la masa del bol a una superficie enharinada y la amasamos un poco con las manos para que pierda el gas.



8.- Cortamos la masa en porciones de unos 60g y boleamos cada una de ellas cerrando bien la parte inferior. 





9.- Colocamos las bolas de masa en dos bandejas de horno con papel sulfurizado, dejando espacio entre ellas para que puedan crecer y no se peguen (yo coloco 8 o 9 bolas por bandeja).


10.- Cubrimos cada bandeja con un paño húmedo (no mojado) y las dejamos reposar en un lugar cálido y sin corrientes de aire hasta que los panecillos doble su volumen (sobre 1 hora).

11.- Mezclamos las tres o cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra con una cucharadita de postre colmada de  pimentón y, con la ayuda de un pincel, pintamos los ochíos y les ponemos un poquito de sal de Maldon o gruesa.






12.- Precalentamos el horno a unos 200ºC  durante unos 5 minutos, bajamos la temperatura a 180ºC y metemos una de las bandejas. Pasados 7 minutos cubrimos los ochíos con papel de aluminio para que no se queme el pimentón (porque amarga).

13.- Seguimos cociendo los panecillos unos 13 minutos más (en total serán unos 20 minutos).

14.- Los sacamos y dejamos que se enfríen sobre una rejilla.






Variaciones y sugerencias:
  • Estos panecillos son ideales para ponerles cualquier relleno cosa que haremos en próximas publicaciones.
  • Congelan muy bien, por lo que podemos hacerlos con antelación y cuando vayáis a consumirlos solo tenéis que descongelarlos metiéndolos en el horno durante unos minutos.
  • Podéis añadirles semillas de sésamo, amapola , chía o nigella y utilizarlos como pan de hamburguesas.
  • En vez de la cobertura de aceite y pimentón creo que también pueden quedar muy ricos con uno de aceite y algún tipo de curry, lo que les daría un toque oriental. 
Blogging tips