Páginas

Carrusel

domingo, 12 de julio de 2015

Trenza de pollo, champiñones y queso azul



Anteanoche quedamos a cenar en casa de nuestros amigos Lola y Felipe y queríamos llevar un plato preparado pero debía consumirse frío, ser fácil de transportar y, claro, que también fuese bonito y estuviese muy bueno. Pensando, pensando, se me ocurrió hacer esta trenza que cumplía con todo los requisitos. 
Se trata de una trenza de hojaldre rellena de pollo y champiñones y con un toque de queso azul. 
La verdad es que resultó todo un éxito y lo que más sorprendió fue que la parte que sobró la consumieron nuestros amigos al día siguiente; nos llamaron para comentarnos que aún estaba mejor y  me enviaron una foto que he utilizado para ilustrar la receta: ¡Muchas gracias!

Ingredientes para 6 personas:

  • 1 lámina de hojaldre (yo recomiendo el de la marca Lidl)
  • 2 muslos de pollo deshuesados, sin piel y en tacos.
  • 100 g de champiñones en pedazos medianos.
  • 1 cebolla pequeña y 1/2 pimiento verde italiano en pedacitos pequeños.
  • 50 g de taquitos de jamón serrano.
  • 20 g de piñones pelados. 
  • 30 o 35 g de queso azul.
  • 60 o 70 ml de nata de cocinar.
  • 1 huevo batido.
  • 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 pizca de pimienta.
  • Sal.

Realización:

El relleno:

1º.- En una sartén ponemos las 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen y doramos ligeramente los 20 g de piñones pelados. Los apartamos y reservamos.



2º.- En el aceite sobrante echamos la cebolla, el medio pimiento verde y los 100 g de champiñones, un poquito de sal y lo pochamos todo.








3º.- Añadimos los dos muslos deshuesados, cortados en tacos y salpimentados, y lo freímos todo hasta que el pollo esté hecho.





4º.- Incorporamos los 50 g de taquitos de jamón serrano y los piñones que teníamos reservados y removemos durante 1 minuto.



5º.- Escurrimos el aceite sobrante y añadimos los 30 o 35 g de queso azul y los 60 o 70 ml de nata de cocinar. Removemos todo y dejamos que la salsa  reduzca y espese. 



6º.- Apartamos del fuego y dejamos que enfríe bien el relleno (la salsa espesará y ligará todo).



La trenza:

1º.- Extendemos la lámina de hojaldre y marcamos sobre ella, a lo largo, tres partes iguales (sin cortar)



2º.- Reservamos la zona central para colocar el relleno. En las otras dos marcamos (sin cortar) el hojaldre haciendo rectángulos horizontales de 2 cm de ancho.


3º.- Vamos haciendo cortes, con un cuchillo afilado, en diagonal, desde el punto más próximo a la zona central de la linea superior, al punto más alejado de la zona central de la linea inferior (serían cortes en la diagonal de los rectángulo marcados). 




4º.- Colocamos una buena cantidad de relleno frío en la zona central. No debemos llegar a los extremos de la lámina de hojaldre.


5º.- Plegamos los bordes de la parte delantera de la lámina y, a continuación, vamos cruzando alternativamente las tiras de hojaldre de ambos lados (una de un lado y otra del otro) hasta llegar al extremo. Cerramos bien la trenza para que no se salga el relleno.













6º.- Ponemos un papel sulfurizado en una bandeja de horno. Con cuidado, ponemos encima la trenza y pintamos con el huevo batido.


7º.- Metemos la trenza en el horno precalentado a 200 ºC y la cocemos durante unos 20 minutos o hasta que esté bien dorada.

8º.- La sacamos del horno y la dejamos enfriar.

9º.- Cortamos la trenza en porciones y la servimos.






Variaciones y sugerencias: 

  • En vez de pollo podéis utilizar otra carne como tacos de lomo de cerdo, ternera o bacon.
  • Podéis sustituir los champiñones por espárragos, calabacín u otra verdura.
  • Si no os gusta el queso azul, podéis poner otro que funda bien como Roquefort, Picón, Cabrales, o uno tipo crema, como Philadelfia, pero en este caso  yo añadiría más cantidad y no pondría la nata, sino que lo mezclaría con los demás ingredientes en caliente y luego lo dejaría enfriar todo.
  • Recomiendo el hojaldre del Lidl por varias razones, es poco grasiento, el tamaño de la lámina es el ideal, es barato y está muy rico.
  • Como ya os he comentado, está muy buena de un día para otro, incluso mejor. 

sábado, 4 de julio de 2015

Crema fría de pepino, yogur y menta




Cuando llegan estas fechas la mayoría de la gente y los informativos se alarman por las altas temperaturas, y yo me pregunto ¿qué esperan? ¡estamos en verano!, nunca nos acordamos del calor que pasamos el año anterior. Así pues, mejor que quejarse y no hacer nada es... combatirlo sin renunciar al sabor. Para ello existen muchos tipos de cremas o sopas frías como el gazpacho andaluz, la vichyssoise, etc. 
Mi sugerencia de hoy es una crema de pepino, pero la básica y baja en calorías. Por tanto es un plato sabroso, sano, nutritivo, rápido y, además, barato.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 pepinos medianos.
  • 2 yogures griegos naturales.
  • 1 diente de ajo pequeño o mediano.
  • 2 ramitas de menta fresca.
  • 4 cucharadas de café de vinagre de blanco (de Jerez o manzana).
  • Un chorrito de aceite virgen extra
  • Una pizca de pimienta recién molida. 
  • 2 cucharadas de café de sal.

Realización:


1º.- Pelamos los 4 pepinos y los troceamos.




2º.- Picamos el diente de ajo muy fino.



3º.- Echamos en el vaso de la batidora los pepinos cortados, el diente de ajo picado y los dos yogures griegos naturales.





4º.- Lavamos bien las dos ramitas de menta fresca e incorporamos al vaso solo las hojas.





5º.-  Ponemos las dos cucharadas de café de sal y las 4 de vinagre blanco.



6º.- Añadimos la pizca de pimienta recién molida y trituramos  todo hasta obtener una crema.



7º.- La vertemos en un recipiente, la tapamos herméticamente y la metemos en la nevera hasta que esté fría.

8º.- Removemos la crema y la servimos decorada.



La podemos acompañar con huevo cocido y tomate natural cortados en trocitos pequeños, taquitos de jamón, etc. 

O simplemente con un chorrito de aceite de oliva.






Variaciones y sugerencias:

  • Es importante que no confundáis la menta fresca con la hierbabuena, son parecidas pero no así su sabor.
  • Cuando vayáis a servir la crema, probadla de sal y vinagre. Si os gusta más salada o fuerte, rectificadla.
  • Si os gusta más fluida, le podéis añadir un poco de agua, pero cuidado que no se aguache.
  • Si os gusta una textura más suave, la podéis pasar por un colador fino, pero creo que no hace falta.
  • Si os gusta más espesa, le podéis añadir almendra molida o miga de pan.
  • Si la queréis hacer más ligera, los yogures pueden ser semi o desnatados. 
  • Mejor hacedla de un día para otro, así estará bien fría y los sabores se habrán reforzado.
Blogging tips